Pedro Damián, 2º oficial de puente del buque Celanova: “Nos bebíamos el agua de los motores”

El gasero de bandera española Celanova quedó fondeado el 21 de diciembre del pasado año en el puerto de Manila, tras ser remolcado al sufrir el azote de la cola de un huracán cerca de Filipinas. La experiencia traumática de los 15 tripulantes a bordo, dos de ellos españoles, se prolongó durante siete largos meses hasta que pudieron ser evacuados por las autoridades portuarias filipinas el 23 de julio de este año y después de la intensa labor de intermediación de la Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF). En esta entrevista, el segundo oficial de puente el Celanova nos narra, en primera persona, la dureza física y psicológica de aquellos días.